¿Qué hay en una silla? Te explicamos por qué elegir el lugar adecuado para sentarse significa que tu negocio se siente bien con los clientes.

«Todo empezó con una silla.» Así comienza Juno, la película de Jason Reitman (2007) en la habla sobre cómo fue concebido en una silla. La silla funciona como una especie de dominó para el argumento de la película, comenzando así, una serie de acontecimientos que conducirán al clímax de la película.

Pero, ¿por qué estamos hablando de sillas?

Bien, las sillas son una especie como de muebles discretos. No suele pensarse en ellos cuando vamos de compras. Excepto, claro está, hasta que desesperadamente necesitamos uno.

Las sillas también dicen mucho de quien los ha elegido, dado que, en ocasiones, sus diseños son variados y, a veces, chillones.

Las sillas son importantes para quien está sentado en una, y este momento puede darse en diferentes situaciones variadas. Ya sea durante las compras, comer fuera, tomar un café, esperando un autobús… la lista continúa. Lo importante es que su papel es subestimado pasado por alto. Si vas a cualquier tienda de ropa verás un montón de sillas, por lo general fuera de los vestuarios y elegidas cuidadosamente y, además, serán cómodas.

¿No es este el punto?

¿Los minoristas quieren que los clientes se queden? Respuesta corta: sí.

La parte más difícil a la hora de contestar a esta pregunta es si las sillas tienen el poder de esto y si es así, cómo lo hacen.

Aquí echaremos un vistazo a dos cosas: qué sillas dicen y hacen, y qué sillas valen para cualquier establecimiento.

Así que toma asiento, relájate, ponte cómodo y prepárate para descubrir por qué una silla es más que una silla.

¿Por qué las sillas dicen y hacen?

¿Estás renovando tu negocio? Bien, ¿dónde se sentará la gente?

Aunque el tipo de negocio que tengas en mente, obviamente, es un factor crucial en la elección de sillas. Aunque, para apropiarse del clásico de Paul Thomas Anderson, habrá sillas.

Un ejemplo es cómo jugar con los diferentes sillas en una cafetería. La próxima vez que te encuentres en uno echa un vistazo alrededor.

Una silla de madera, recta y afilada. ¿Te parece acogedor o tentador? Es probable que no, pero ¿qué pasa con la persona que quiere entrar y salir con su café?

Esos sillones grandes pueden no ser buenos para alguien que acaba de llegar y quiere irse rápido, pero ¿qué pasa con la persona que quiere sentarse con su portátil durante unas horas? Ese sillón podría ser la diferencia entre un café antes de ir a algún lugar o 2 o 3 cafés con un pastel en una tarde cualquiera.

Las cafeterías a menudo tienen variedad de opciones para la sillas. Ya sean taburetes, sillas altas, sofás, sillones o incluso puffs, la elección de las sillas en estos establecimientos es imprescindible.

Las sillas, al igual que otros muebles, hablan de la filosofía de una empresa. Si estás en un restaurante vegano, ¿esperas encontrar un sillón de cuero genuino? Improbable. Una pieza reciclada, de origen local podría funcionar, no sólo para los clientes de restaurantes vegetarianos, sino a cualquiera. Es decir, promueve un mensaje corporativo positivo.

Y pensabas que solo era una silla.

Entonces, ¿cuál es la silla adecuada para su negocio?

Echemos un vistazo a algunas opciones.

El taburete

¿Tienes un bar o un restaurante de comida rápida? ¿Quieres decir con tus sillas velocidad y sociabilidad? Entonces: taburetes.

No tienen respaldo, por lo que promueven la sociabilidad y casi obligan a estar disponible, en lenguaje corporal.Sin embargo, esto también significa que no son todo lo cómodas posibles, por lo que la gente quiere quedarse todo el día sentado en uno.

Si quieres que la gente vengan y tengan una charla, tomen una copa, conseguir taburetes cómodos podría ser el camino a seguir.

El reclinable

Todo el mundo siempre ha querido una silla reclinable. Es el signo de un domingo perezoso.

Asientos VIP. Si usted ha estado en el cine recientemente se le podría haber ofrecido asientos VIP. Usted podría pagar un par de euros adicionales y sentirse impresionado. 

Sillones reclinables electrónicos. Más espacio para las piernas, como es de esperar, pero, espera ¿reclinables electrónicos? Hoy en día, los cines conocen el sofisticado recliner, que significa que los asistentes a la película verán la película con toda la satisfacción que puedas imaginar, como cuando Enrique VIII se sentaba frente a un banquete real.

Es futurista y, en cierto sentido da la bienvenida a la comodidad. Básicamente hace que la gente se sienta como en el cine, es decir, que tenga la sensación de que quiere volver a vivir esa experiencia.

Puffs

Ahora que estamos hablando…

¿Cuándo fue la última vez que se sentó en una bolsa de fritos? Es posiblemente la pieza más cómoda y relajante de los muebles. Literalmente, puedes doblarte y ponerlo de cualquier forma que se adapte a su postura.

Ponga uno en una librería y entonces estarás pidiendo a tus clientes que se relajen con una lectura. Ponga uno en una oficina y estarás invitando a la gente a la reunión más informal de su vida.

Este tipo de sillas ponen un énfasis en relajarse, independientemente de dónde se encuentren.

Conclusiones finales

Las sillas importan. Las sillas hablan. Forman parte del tejido que es su establecimiento y envían un mensaje sobre lo que su empresa es.

¿Podría ser su silla la diferencia entre un flujo continuo de clientes o una fuerte disminución?

Elija sabiamente, y su negocio podría sentarse justo donde usted lo desea.

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba