Cada espera es una oportunidad en retail: reinvención de espacios

En otras ocasiones, ya hemos hablado sobre los retos y tendencias del retail de los próximos tiempos. Una de las que más nos gustan es la de convertir los puntos de venta en puntos de encuentro, de esta forma, el cliente disfrutará de una experiencia de compra distintiva.

Con esto, los clientes se ven más atraídos al punto de venta físico y se les ofrece un plus que las compras online no pueden ni soñar. Aquí, se puede decir que vale todo. La clave es ofrecer al cliente un conjunto de productos, servicios, o experiencias sensoriales que les hagan sentirse cómodos y felices, y reviertan esa imagen que mucha gente tiene del tedio de hacer compras o recados en comercios físicos.

No lo vamos a negar. El concepto antiguo y tradicional del punto de venta no es lo más atractivo del mundo, y la clave está en darle una vuelta al concepto para aprovechar todas las oportunidades que nos dan los espacios y, así, ofrecer algo distinto y rompedor.

Esos espacios impersonales en los que la gente espera durante horas

Las largas colas y las esperas son uno de los procesos de compra que generan insatisfacción en los consumidores. El aburrimiento y la pérdida de tiempo son sensaciones que hacen deprimirse durante la espera, y pueden estar provocadas por los mismos espacios físicos donde esperamos, que son demoledoramente fríos e impersonales.

Pero esto tiene un valor incalculable para las empresas si saben aprovecharlo. Tener a tus clientes en tu espacio físico y durante un tiempo prolongado es un tesoro que mucha gente desea para sus negocios. Y la manera de convertir estas circunstancias en algo rentable es ofreciendo a los consumidores una experiencia de valor que disfruten.

¿Cómo se pueden reinventar los espacios tradicionales de espera?

Como hemos dicho antes, todo vale, no hay reglas. Bueno, sí, una regla: ajustar el nuevo concepto a los límites del negocio y a las necesidades del cliente, creando experiencias relevantes.

Los espacios físicos que habitualmente están dedicados a las esperas pueden reconvertirse en unos espacios más atractivos, en los que los clientes pueden observar y tocar productos de su interés, o cualquier otro elemento mobiliario que les permita interactuar y conocer más a fondo qué se ofrece allí. A esto conviene añadirle elementos de marca que incluyan imágenes estáticas y dinámicas, y que favorezcan una ambientación de los espacios más acogedora y moderna.

Antes hemos hablado de esos edificios ministeriales, un buen ejemplo de estos espacios y esperas interminables pueden ser los servicios postales.

Pues bien, teniendo en cuenta esto, HMY, en uno de sus proyectos más recientes, ha conseguido crear un nuevo concepto para las oficinas de Correos en España.

El nuevo modelo de tiendas se llama TU CORREOS y es un proyecto comercial que se va a implantar en 75 oficinas de Correos de toda España.

La idea es ofrecer nuevas experiencias de compra, para impulsar las ventas, y esto se logrará a través de una mayor oferta de productos, un área creada especialmente para los coleccionistas filatélicos y, cómo no, la zona de autoservicio, para que la gente pueda surtirse de los productos de librería, conveniencia, etc. Pero todo esto no sería posible sin la ayuda de la tecnología más moderna, que permita una gestión de turnos de espera muy eficiente, con la que los clientes pueden moverse libremente sin tener que estar, como lo hacían antes, “atados” a la línea.

Aprovechando la tecnología para amenizar las esperas

El tiempo es oro y, si las tiendas saben gestionar el de sus clientes, las ventas pueden aumentar exponencialmente. Por eso, y para evitar que la gente esté durante largos lapsos esperando en un punto concreto de la tienda para ser atendido, también pueden aprovecharse de la tecnología.

Con la instalación de dispositivos digitales y pantallas informativas, se puede establecer una comunicación que muestre al cliente cuándo tiene que acudir al punto donde estaba esperando o, directamente, conectar con su teléfono móvil para avisarle.

Todo ese tiempo que se pasaba esperando el turno delante del mostrador, ahora, se puede pasar en otros puntos de la tienda, haciendo de la experiencia de compra algo mucho más eficiente para el cliente y rentable para la tienda.

El servicio de gestión de colas de HMY es un servicio completamente personalizable, con lo cual se puede ajustar a las necesidades de cada empresa, integrándose en los espacios y atendiendo a las características propias de su negocio y de sus clientes.

Piénsalo. Si combinas la creación de nuevos espacios con la gestión del tiempo, las oportunidades para tu negocio crecerán a la vez que lo hace la felicidad de tus clientes. Y un cliente feliz ¡ya sabes lo que significa para ti!

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba