5 consejos para rediseñar tus tiendas y hacerlas medioambientalmente responsables

  • La sostenibilidad en el retail es un cambio de paradigma tan importante y profundo como la transformación digital.
  • Rediseñar el concepto de tienda de una marca para hacerlo más sostenible, supone intervenir en toda la cadena de suministro, no solo en el punto de venta.

La sostenibilidad ha generado una atracción indiscutible en la sociedad en general y sobre el retail en particular. Cada vez son menos los sectores y marcas que pueden permitirse no incorporar el respeto al planeta entre sus objetivos corporativos.

Hasta ahora, esta odisea se había centrado en dos aspectos de las marcas y distribuidores: la operativa del día a día y los productos o servicios. Esto es lógico porque el primero es el más fácil de controlar y el segundo es el que más impacto tiene en la relación con el consumidor. Dos victorias relativamente rápidas.

Pero, la sostenibilidad está lejos de ser una moda. Los consumidores exigen una implicación cada vez mayor de las empresas en el cuidado del planeta. Reclaman una transformación profunda que abarque toda la cadena de suministro. Este hecho ha terminado poniendo el foco en un tercer aspecto de las empresas de gran consumo que conjuga operativa diaria y producto: las tiendas.

En el post de hoy, exponemos 5 consejos para incorporar de forma fehaciente y profunda la sostenibilidad como un atributo visible en el rediseño del concepto de tienda de las marcas.

1. La sostenibilidad es un valor, no una acción

 

Lo primero y más necesario es entender la sostenibilidad como algo que afecta a todos los niveles de la marca. Poner un único mueble, solo una línea de producto o un cartel, era un básico del marketing que ya no le basta al consumidor. El usuario considera estas prácticas como greenwashing y las ignora o, directamente, penaliza.

Incorporar la sostenibilidad al núcleo del rediseño de una marca significa replantear todo aquello relacionado con sus puntos de venta. Estos son algunos ejemplos para convertirlos en tiendas medioambientalmente responsables:

  • Los materiales y procesos empleados en el mobiliario.
  • La gestión de residuos.
  • La rotación del material consumible.
  • La segregabilidad del packaging y las bolsas.
  • El consumo energético del establecimiento.
  • La logística necesaria para la implantación del nuevo concepto en todos los puntos de venta.
  • La operativa para hacer llegar el producto a las tiendas.
  • El papel que juegan los puntos de venta en la logística de última milla.
  • El impacto social de la tienda en su entorno.

Todo esto forma parte de la relación de la marca con el consumidor y la sociedad, de la que ambos forman parte. Por tanto, en la medida que los clientes perciban la implicación de la marca en hacer sostenibles todos esos puntos (y más), aumentará la consideración que tengan de la misma.

2. Incorpora el concepto “ciclo de vida” a tu marca, productos y tiendas

 

Una de las claves de la sostenibilidad en el sector del retail es el concepto de “ciclo de vida”. Nos ayuda a analizar los bienes y servicios más allá de su producción y venta y, por tanto, su impacto medioambiental.

El ejemplo más claro de ser negligentes en este básico de la sostenibilidad reside en las islas de plástico. Se han vuelto una gran amenaza para los océanos y podemos ver muchas de ellas formando vertederos electrónicos, tristemente comunes en países de África. A nivel microeconómico, estas situaciones pueden parecernos excesivas. Sin embargo, los consumidores las relacionan cada vez más con las marcas que producen y comercializan los productos que acaban en esos residuos.

Para aplicar el ciclo de vida a nuestro nuevo concepto de tiendas podemos:

  1. Poner en valor el proceso productivo y la recirculación de elementos y productos, transmitiéndoselo al consumidor como parte del storytelling.
  2. Buscar la forma de dar una segunda vida a elementos de la tienda dentro del nuevo rediseño.
  3. Involucrar a los consumidores en la recirculación de los residuos que generan nuestros productos. Desde hace años, los supermercados del norte de Europa, recogen los envases de aluminio y plástico de las bebidas que les entregan los consumidores y les devuelven parte del importe.

3. Cuando plantees un cambio, ecodiséñalo

 

Actualmente, el ecodiseño es la tendencia más importante en casi todos los ámbitos del mundo industrial, sobretodo en el sector del retail sostenible. Su nombre es de por sí bastante explicativo: aplicar prácticas respetuosas con el medioambiente cuando diseñemos un producto o servicio.

En HMY seguimos los 10 preceptos del ecodiseño a la hora de diseñar, fabricar e instalar tiendas, stands y PLV, buscando que sean lo más sostenibles posible:

  1. Utilizar el mínimo posible de materiales.
  2. Facilitar la segregación de los bienes.
  3. Uso de materias primas respetuosas con el entorno.
  4. Diseñar para durar.
  5. Multifunción, reciclaje y reutilización.
  6. Optimización del embalaje y logística.
  7. Diseño de servicios que puedan sustituir productos.
  8. Utilizar tecnologías a favor de la sostenibilidad.
  9. Uso de sistemas estándares siempre que sea posible.
  10. Ecopublicidad, fomentar a través del diseño la concienciación del consumidor.

4. La sostenibilidad es más que reciclaje

 

Otro de los conceptos que incorporamos en HMY, junto al de ciclo de vida y ecodiseño, es el de segunda vida. Consiste en que, gracias a nuestra red de almacenes y equipos de montaje, seamos capaces de ofrecer a nuestros clientes el desmontaje, reacondicionado y reinstalación del mobiliario de sus tiendas.

Este concepto es especialmente útil en la gestión de múltiples cierres y aperturas, muy habituales en marcas en expansión.

5. Conoce las posibilidades sostenibles

 

Es difícil que las marcas tengan el tiempo o los expertos necesarios para poder llevarlo a la práctica fuera de su ámbito de acción (operativa y productos). No obstante, es mas fácil si conocemos las últimas tendencias en desarrollo sostenible que, desde ya, cualquier retailer puede aplicar a sus puntos de venta.

Las recopilábamos hace poco en este post:

  1. Vita: decorativos textiles.
  2. Cartelería Digital.
  3. Mobiliario en maderas FSC y PEFC.
  4. Etiqueteros BIO.
  5. Poliuretanos de origen orgánico.
  6. Techos y lamas de pared Zenith.
  7. Góndolas y murales con acero de segunda generación.
  8. Comunicación visual con soportes reciclados y reciclables, tintas ECO y recubrimientos que purifican el aire (Pureti).
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba