Tiendas Pop-Up: Explicación de esta tendencia y casos prácticos.

Las locuras que pueden llegar a hacer las marcas para dar a conocer su producto en ocasiones rozan lo ilusorio.

Si no, mira lo que hizo Starbucks.

Sí, son contenedores que en su interior tienen una tienda.

En tan solo unas horas, Starbucks consigue así una nueva sucursal.

Impresionante, ¿verdad?

Pues esto son las tiendas Pop-up. Curioso nombre. Como ya habrás pensado, las tiendas pop-up deben su nombre a ese amigo tan agradable que aparece en muchas web y nos pide que rellenemos algo. Amigo al que, instantáneamente, corremos como si nos fuera la vida en ello para cerrarlo.

Es decir, que desaparece.

No existe. Pero esto ocurre en el mundo web, claro. Veamos ahora cómo se traslada a la realidad en el sector retail.

El concepto

Pues este mismo concepto se ha aplicado al sector del retail. Un tipo de transformación diferente a la típica de digital a física, o viceversa. En este caso, puede darse desde la tienda física o desde la digital. Solo que el concepto es diferente.

Las tiendas Pop-Up son tiendas que permanecen abiertas en un lugar estratégico durante un breve periodo de tiempo. Es decir, abren un día y en dos semanas han cerrado para no volver nunca más a existir en ese lugar.

Puede que ahora, como empresario, te estés preguntando qué sentido tiene abrir una tienda y todo lo que ella conlleva de desarrollo, planificación y ejecución para tan solo abrir dos semanas.

Pero, antes de eso, déjame enseñarte otro ejemplo. No todo iban a ser cafés.

Móviles on the road

Sí, es lo que estás pensando. Una tienda en un autobús.

¡Es una tienda Pop-Up nómada!

Vodafone trabajó con HMY para crear la primera tienda itinerante del mundo.

Esta tienda buscaba cubrir una necesidad de la empresa. Os ponemos en situación: Es probable que todos vosotros viváis o tengáis un pueblo en el que pasáis de largas puestas de sol rodeados de salvaje naturaleza.

La pregunta es: ¿Cuántas tiendas de móviles hay en el pueblo?

Probablemente ninguna. Como mucho una, si es grande el pueblo. Así que Vodafone, junto con nosotros decidió poner en marcha una solución: Una tienda nómada alojada en un autobús y que cada día cambiaba de lugar, en este caso de pueblos.

De esta forma tan sencilla, pero innovadora, consiguió aumentar las ventas y llegar a lugares en los que no estaba presente.

¡Oh, un mueble andante!

Cuando pensamos en Ikea, pensamos en grandes superficies. Todo lleno de muestras de cómo sería cualquier estancia o habitación con sus muebles, sus cubiertos, sus plantas, sus lámparas… En fin, como ya sabemos, todo lo que se puede comprar para una casa está en Ikea.

Pues bien, aquí innovaron en sus tiendas (eran bastante más pequeñas, como has podido ver) y acercaron nuevas líneas de producto a los clientes.

Y esa es la verdadera esencia de estas tiendas, conseguir llegar a los clientes de una forma original, durante un periodo muy corto de tiempo con el objetivo de mostrar nuevos productos o dar un pequeño subidón a la imagen de marca.

Otro ejemplo, este de regalo:

Al fin y al cabo, este tipo de tiendas son un concepto nuevo, diferente y que si va acompañado de una buena campaña de comunicación con un deadline, es bastante probable que la gente haga cola para entrar a tu tienda.

¡Ah!, y que no se nos olvide: también se vende, y mucho. La deadline funciona muy bien como sello de exclusividad. Es decir, que si cualquiera de tus clientes compra en tu tienda Pop-Up es probable que se sienta único y exclusivo. Ya que no está al alcance de todo el mundo, sobre todo por un ‘problema’ tan sencillo como es la localización.

Así que si estás pensando en cómo dar un empujón a tus productos, solo tienes que pensar de forma innovadora, tal y como han hecho estas otras empresas, para conseguir llegar con creatividad y soluciones a tus clientes.

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba