La sostenibilidad en el mundo del retail, ¿es una moda o vino para quedarse?

La sostenibilidad es un tema candente y es algo que se intenta aplicar a cada vez más aspectos de nuestra vida y economía. Por supuesto, en el mundo del retail también está presente, con más fuerza desde hace unos años, y con la vista de muchos actores puesta sobre ella.

Pero, ante la duda que puede surgir en un sector tan cambiante como éste, vamos a analizar si la sostenibilidad en el mundo del retail es una simple moda pasajera o es algo que va a permanecer en el tiempo.

Ejemplos de sostenibilidad en el retail

La sostenibilidad es algo que se está implantando a nivel global, en la mayoría de los países desarrollados. La preocupación por la conservación del entorno y el consumo de recursos limitados ha hecho que cada vez más empresas acometan un compromiso real con la sostenibilidad.

En España, es conocido el caso de Mercadona. En Madrid, están implantando techos verdes, instalando jardines en las azoteas de algunos de sus supermercados en el centro de la ciudad, con lo que se realiza una contribución muy interesante en términos de sostenibilidad y, también, de la calidad de vida de los vecinos. En Sevilla, del mismo modo, han participado en una interesante iniciativa junto a Adif, diseñando para su supermercado de la Plaza de Armas no solo un techo verde, sino también un jardín vertical que cubre uno de los laterales del edificio. Pero Mercadona no es la única empresa que se está comprometiendo con la sostenibilidad. Cada vez son más las compañías españolas que atienden de un modo continuo y más profundo a los aspectos relacionados con el cuidado del medio ambiente.

Otro país en el cual se están llevando a cabo iniciativas de este tipo es Francia, donde la tendencia en el equipamiento visual sostenible es algo cada vez más frecuente. Del mismo modo, se ha aprobado una ley que obliga a las empresas de producción a establecer el fin último del mobiliario que producen, con el objetivo de determinar si podrá ser reutilizado o reciclado. De hecho, hay un organismo encargado de llevar a cabo esta recogida de mobiliario, Valdelia, que funciona desde 2011 y cuenta con la colaboración de 13 sociedades especializadas en la fabricación de mobiliario profesional.

Este compromiso por la sostenibilidad es algo que HMY también aplica en todo el proceso de la cadena de producción, lo cual afecta de un modo positivo a la hora de aplicar los requerimientos legales.

Si buscamos ejemplos concretos de empresas europeas con un creciente compromiso de sostenibilidad, podemos nombrar el caso de LVMH, en donde están desarrollando el programa LIFE (Iniciativas LVMH para el Medio Ambiente) con planes que van dirigidos desde la cadena de suministro hasta la excelencia en la producción y el diseño de productos duraderos y reparables.

De hecho, las áreas en las que más incidencia quieren conseguir con este programa son las relacionadas con la gestión del carbono y la energía, la conexión con los clientes y su colaboración con los proveedores, para lograr un mayor impacto y resultados en cuestión de sostenibilidad y cuidado del medioambiente.

A nivel internacional, también se debe destacar el Reglamento de la Unión Europea REACH (Reglamento relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de sustancias y preparados químicos), que analiza y valora el peligro de las sustancias químicas presentes en el día a día, no solo en procesos industriales, sino también en artículos de consumo cotidiano como muebles, ropa y dispositivos eléctricos, y que obliga a las empresas a registrar todas las sustancias que utilizan en la fabricación de éstos.

En HMY también estamos comprometidos con la sostenibilidad

HMY muestra su compromiso cada vez más intenso con la sostenibilidad en el retail, con el fin de  promover un desarrollo y un consumo sostenible de los recursos, que garantice el cumplimiento de la ley, y proteja tanto a los trabajadores como al producto final.

De la misma manera, desde HMY llevamos a cabo acciones sostenibles relacionadas con la eficiencia energética (aislamientos, climatizaciones, iluminación), generación de residuos, reducción de las materias primas no sostenibles (chapa, cartón, plásticos, pinturas), disminución de hasta un 24,5% de emisiones atmosféricas y, también, reducción de un 23% en el consumo de agua en los últimos cinco años.

Y es que, como bien dice nuestro lema, «en el pasado eras lo que tenías, ahora eres lo que compartes», y a nosotros nos gusta compartir un mundo más sostenible, porque no solo será el que disfrutemos nosotros, sino el que dejaremos a las futuras generaciones.

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba