¿Cómo ayuda el Business Intelligence al retail?

Popularmente se dice que la información es poder, y tener información sobre nuestro negocio es el primer paso para vender más, satisfacer a nuestros clientes y mejorar los resultados. Pero ¿cómo conseguirlo? Quizá un dato, por sí sólo no nos aporta nada, así que debemos saber analizarlo y extraer conclusiones. En eso es en lo que el Business Intelligence nos puede ayudar.

En los últimos años se ha desarrollado mucho la captación de datos. Hoy en día es posible recoger datos de casi cualquier dispositivo y esto ha hecho que el Big Data haya ganado una gran popularidad. Tenemos una enorme cantidad de datos que ahora debemos procesar para convertirlos en información útil para nuestro negocio. En este punto es donde aparece el Business Intelligence.

¿Qué es el Business Intelligence?

Se llama Business Intelligence (BI) al proceso de extracción de información y conocimiento de los datos por medio del análisis. Su objetivo es ayudar a tomar mejores decisiones en el entorno empresarial, mejorando los resultados y optimizando los procesos.

Por medio de este proceso podemos analizar datos pasados y actuales que permitan extraer conclusiones que mejoren nuestro negocio. Además, el Business Intelligence permite también analizar tendencias e interpretar los modelos predictivos.

Business Inteligence en retail

El Business Inteligence aplicada a retail permite identificar los puntos de fricción, optimizar la navegación en tienda, probar los layouts antes del rollout, reconocer las zonas específicas para asegurar que las estrategias de visualización son eficaces y están bien gestionadas además de entender dónde se encuentran las oportunidades en la tienda visualizando el comportamiento del consumidor.

En este sentido, desde HMY ayudamos a las marcas y retailers a entender el comportamiento de sus clientes, para así aprender, testar y mejorar el rendimiento en sus tiendas físicas. Mediante sensores conectados integrados en los espacios y el mobiliario de las tiendas, capturamos datos en tiempo real como el tráfico, los tiempos de permanencia en las diferentes zonas o la conversión en ventas de determinados productos tras lanzar campañas digitales.

¿Qué ventajas ofrece el BI al sector retail?

Aplicar el Business Intelligence a nuestro negocio ofrece muchas ventajas que nos ayudarán a generar más beneficios y ofrecer un mejor servicio. Las más destacadas son:

Recopilar datos de manera precisa

Desde cualquier momento y lugar se puede acceder a datos precisos y en tiempo real. Además, se pueden comparar por hora, día y mes a nivel de tienda o de región lo que permite entender el tráfico, las tasas de conversión y otras métricas.

Con toda esa información es posible tomar medidas rápidas en tienda con recomendaciones basadas en tendencias de datos, incluido el tráfico previsto por la IA, así como evaluar el desempeño frente a datos históricos, tiendas espejo y objetivos.

Optimizar los recursos de la tienda

Entre los beneficios destacan mejorar el engagement con el cliente y optimizar el personal alineando sus horas de trabajo con las horas de compra de los clientes.

Comprender la demografía de tus clientes

Los datos sobre perfiles de audiencia por edad, género, hora del día, día de la semana y tienda permite personalizar las promociones en tiempo real, el merchandising y el volumen del inventario.

Atraer clientes a la tienda

Los datos permiten saber los potenciales clientes que pasan por la tienda y llegan a entrar con respecto a los que no lo hacen y el tiempo que permanecen en ella.

Además hay diversas soluciones tecnológicas que permiten que el cliente pueda identificarse en tienda, lo que le da acceso a información y promociones personalizadas lo que le sirve el retailer o la marca para analizar la frecuencia, el tiempo de permanencia, zonas visitadas y productos comprados, entre otras cosas.

Toda esta información es muy útil para tomar decisiones que permitan atraer a los clientes al punto de venta.

Comprender el Shopping Journey

A través de los mapas de dirección se puede saber hacia dónde caminan los clientes desde la entrada, dónde paran, cuánto tiempo permanecen en cada zona y todo ello sirve para tomar decisiones sobre el diseño de la tienda y cuáles son los mejores espacios promocionales.

Herramientas de la Business Intelligence para retail

El Business Inteligence pone al alcance del retail varias herramientas, entre las que destacan las siguientes divididas en dos grandes bloques:

Análisis de interacción del cliente

La integración de soluciones tecnológicas en la tienda permite mejorar la experiencia del cliente mediante la interacción con las distintas soluciones que pueden abarcar desde tutoriales, consultas de productos y cuestionario, entre otras.

Algunos ejemplos de indicadores que pueden medirse son:

  • Visualización de productos y servicios de mayor interés
  • Peticiones de tallas en ruptura de stock
  • Necesidades del cliente segmentadas dependiendo del tipo de cliente
  • Servicios y productos relacionados
  • Relación de productos segmentados por tipo de cliente
  • Calcular el ROI de las soluciones tecnológicas antes y durante el roll out

Análisis del comportamiento general del cliente

Mide los comportamientos y patrones del comprador para optimizar la localización de los displays, señalización, diseño de tiendas y layout, displays de merchandising, colocación de productos y accesorios, entre otras cosas.

  • Ratio de permanencia – mide el porcentaje de compradores que caminan por una ubicación específica en comparación con el tráfico total de la tienda.
  • Ratio de interés –  mide el número de compradores que se ubican en una zona específica durante más tiempo del período predeterminado y definido.
  • Tiempo de interés –  mide el promedio de tiempo que los compradores permanecen en una zona de permanencia específica.
  • Ratio de conversión por zona – mide el porcentaje de compradores que se detienen en una zona de permanencia específica y luego realizan una compra del producto exhibido dentro de esa zona.
  • Mapas de dirección – miden la dirección a la que van los compradores después de entrar en la tienda: izquierda, centro o derecha.
  • Mapas de calor – miden zonas de alto tráfico, cuellos de botella y áreas desatendidas mediante la identificación de áreas «calientes» y / o «frías» con mapas visuales de color.

La información es clave para tomar mejores decisiones

Debemos tener en cuenta que estas herramientas sólo nos facilitan el acceso y visualización de la información, pero las decisiones las debemos tomar nosotros. Por ello es tan importante la elección de KPIs y para elegirlos correctamente la clave es conocer bien el negocio.

Ese conocimiento y experiencia, unida a la información que proporcionan estos sistemas, nos permitirán construir un modelo de negocio que, más allá de generar mayores beneficios, comprenderá mejor al cliente y sus intereses.

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba