La campaña navideña, momento clave para el retail

Las compras navideñas son todo un clásico en el mes de diciembre, una campaña que con la llegada del Black Friday cada año se adelanta más. Los balances de ventas de muchas marcas y distribuidores se ven fuertemente impactados por esta época del año, llegando incluso, en algunos casos concretos, a depender de las ventas navideñas para cumplir las previsiones de cierre de ejercicio.

Sectores como la moda, la perfumería, la alimentación o las bebidas experimentan su mayor pico de ventas en esta época del año, marcada por una estética y un espíritu muy especial. De este modo, tanto marcas como retailers deben ser capaces de cumplir las expectativas del consumidor y ofrecer tanto productos, como experiencias de compra adaptadas a esa estética navideña y a esas necesidades concretas que tiene el comprador.

En este sentido, la reorganización de lineales, la venta cruzada y la multiimplantación de productos en todo el establecimiento supone una ventaja competitiva fundamental para lograr la optimización de las ventas. Para ello, es necesario disponer de soluciones adaptadas a cada superficie y a cada marca. Desde mobiliario que invite a la finalización de compra y que permita deslocalizar ciertos productos, como en el caso de alimentación y bebidas con productos típicos como vinos o dulces navideños, hasta soluciones tecnológicas que enriquezcan la experiencia del consumidor, como kioskos digitales y recomendadores de productos.

Se trata de aportar valor añadido a la tienda física, convirtiéndola no sólo en un espacio de compra, sino también en lugar lúdico e interactivo. Esta faceta experiencial va a ser clave en los establecimientos físicos frente al canal online, donde no poder ver y tocar el producto se convierte en una gran carencia. Mobiliarios que ayuden a destacar el packaging diseñado por las marcas de forma exclusiva para esta campaña, la iluminación, la cartelería y la señalización digital van a ser fundamentales para potenciar la experiencia de compra navideña, lo que lleva consigo un incremento de las ventas y un aumento de la fidelización de los clientes.

Hacia una mayor fidelización

Es importante que los establecimientos respiren ambiente navideño y cuenten con elementos que permitan al consumidor vivir una experiencia diferente en una época del año en el que están especialmente receptivos a la compra.

Identificando las zonas calientes en el espacio es posible colocar los productos más destacados en las zonas con más tránsito.

Una compra fácil y ágil forma parte de las expectativas de los consumidores, en muchas ocasiones sin tiempo suficiente para dedicar a este momento. Por eso, favorecer el acceso a los productos que buscan, agilizar las esperas y ser rápidos en el paso por caja resultará primordial para lograr una fidelización futura de estos compradores navideños.

La campaña de Navidad es muy buena oportunidad para lograr diferenciarse de la competencia. En esta época del año el tránsito de personas es más elevado en comparación con el resto de los meses. Por ello, la Navidad se convierte en una oportunidad para extraer aprendizajes de los comportamientos de los consumidores, analizar tiempos y recorridos, así como sus perfiles.

Pero, ¿cómo lograr todo esto? Sin duda, la Navidad es un buen momento para aplicar el Business Intelligence a las superficies de ventas. Los datos permiten realizar un análisis en profundidad, que después se deberá extrapolar y adaptar a otros momentos del año con el objetivo de avanzar hacia una mayor fidelización.

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba