Menos es más: el auge del minimalismo en las tiendas

Lo escuchamos todo el tiempo: “menos es más”. ¿Cómo se traduce esto en la experiencia del consumidor?

¿Qué significa la nueva ola del minimalismo para los vendedores y que dice esto sobre los cambios en los hábitos de los consumidores?

¿Cómo han cambiado las tendencias?

¿Cuáles son los ejemplos más notables?

¿Qué conclusiones se pueden extraer?

¿Cómo han cambiado las tendencias?

¿Por dónde empezamos a buscar los orígenes de los espacios abiertos y diáfanos? Podríamos encontrarlo en Holanda con el surgimiento de de stjil o “el estilo”, que trajo consigo una preferencia por las líneas y las formas angulares en el arte, lo que se introduce muy fácilmente en el diseño y la arquitectura.

Naturalmente, este nuevo estilo minimalista no se llegó a filtrar en todas las facetas de nuestro imaginario colectivo, y las ingenuas y locas tendencias del diseño de los años sesenta por ejemplo, demostraron que estas tendencias minimalistas no tenían su reflejo en el diseño que comenzaba a aparecer. Es más, cuando el movimiento minimalista en el arte comenzó a florecer en los 60, el diseño de interiores abrazaba el flower power, la expresión libre y estilos más ingenuos.

En el Reino Unido, el deseo de reconstruir las ciudades que habían sido destruidas en la Segunda Guerra Mundial supuso que los arquitectos y diseñadores buscasen medios baratos y seguros para diseñar nuevos edificios, y así hoy tenemos los crudos paisajes de Coventry y Birmingham, que si bien antes no se apreciaban lo suficiente, hoy tienen mejor acogida gracias a sus sobrios y minimalistas diseños de hormigón.

La llegada de la entrada de la tecnología en los hogares en los años 70 (la década que olvidó el buen gusto) y 80, se combinó con el hecho de que el consumismo alcanzó algo así como un nadir en Occidente durante los 80,  lo que supuso que en los 90 se empezasen a ver cada vez más empresas con cada vez más diseños.

MÁS GRANDE ERA MEJOR

Las tiendas y los centros comerciales a las afueras de las ciudades se convirtieron en lugares en los que pasar la tarde con la familia.

Pero en el momento actual, ¿dónde se encuentran las prioridades del consumidor y por extensión del diseñador? A medida que nuestro aprecio por comprar merma y el reconocimiento por el valor de la experiencia crece, el marketing, el diseño, la arquitectura y la cultura en general comienzan a reflejar esto, algo que ya estamos viendo en cómo las marcas más icónicas están rediseñando sus instalaciones.

¿CUÁLES SON LOS EJEMPLOS MÁS NOTABLES?

McDonald’s

McDonald’s ha rediseñado recientemente sus restaurantes con 6 diseños más contemporáneos. El resultado es una estética mucho más moderna, en la que parece que se hubieran dado una vuelta por IKEA y hubieran escogido 6 diseños al azar, pero que resultan casi tan imperceptibles como el no poner de más en los platos de sus clientes, si me permiten el chiste.

El diseño resulta limpio y simple, mientras que los colores se alejan de los colores vibrantes aunque paradójicamente apagados del pasado, hacia algo más tenue y neutral, incorporando el listón de madera de los cafés hipsters, remontándose a épocas de mayor sencillez, incluyendo también las líneas angulares y las formas que caracterizaron de stijl de las que hemos hablado antes.

Apple

Tal vez la materialización más obvia del diseño minimalista sean la tiendas Apple, ah, no, perdón, las Apple Stores, eminentemente minimalistas, que muestran sus productos sobre mesas desnudas que dejan el espacio suficiente para que se pueda disfrutar de sus bellos diseños. El producto que te llevarás a casa, en caso de que compres algo, se guarda debajo de esas mesas. Más que recargar el store con sus existencias, Apple crea un ambiente armonioso dándole espacio al cliente.

No bombardeándole con opciones.

Incluso la gama de productos es minimalista, puesto que retiran los modelos viejos antes incluso de que se hayan quedado obsoletos, dando a sus clientes menos opciones y menos dilemas.

Dicho esto, asegurarse de dejarnos claro qué es lo más puntero y qué no lo es también es una astuta técnica de marketing.

Esto demuestra una preferencia por el estilo minimalista a la vez que crea una fuerte imagen de marca, igual que hace Apple con su amor por los diseños sencillos.

¿QUÉ CONCLUSIONES SE PUEDEN EXTRAER?

¿Qué conclusiones podemos extraer del aumento de popularidad y admiración hacia todo lo minimalista, en particular de la venta al por menor? Para empezar, que los compradores se están volviendo más sofisticados. Los consumidores ya no necesitan que les bombardeen con opciones y con imágenes explícitas para influir en sus hábitos de compra.

¡SABEN LO QUE QUIEREN!

La aparición de diseños sobrios demuestra que ya no les importa tanto cuánto les enseñes, prefieren la simplicidad.

Otra cosa que merece la pena considerar es lo enormemente complicadas que se están volviendo nuestras vidas gracias al big data, la creciente vigilancia y una cultura obsesionada cada vez más por la tecnología y en constante evolución. El amor por liberarse de lo superfluo, tal vez mejor ilustrado por la enorme popularidad de La magia del orden muestra que no estamos dispuestos a dejar que nuestras vidas ni nuestro espacio se llenen de cosas. Las marcas y los vendedores deben aceptarlo. Nosotros marcamos el paso.

Dadnos nuestro espacio.

All Saints

Esta marca de ropa londinense es una de las favorita de los hipsters, no solo por sus diseños de aire melancólico y de inspiración grunge, sino por la manera en que las tiendas evocan la sensación de que estamos en un lugar genuinamente orgánico.

Las tiendas están cubiertas con madera, como si acabase de llegar recién cortada del bosque, así de tosco es este revestimiento. Es más, incluso los pequeños detalles como los colgadores y los probadores juegan con la idea de que estás en un lugar intacto al paso del tiempo. Los colgadores son de metales de aspecto industrial, sin forjar, sólo el material al descubierto, igual que los probadores, que pueden llegar a dar la sensación de que te encuentras en el interior de  una fábrica en plena revolución industrial.

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba