¿Cómo cambiará nuestra forma de hacer la compra en los próximos años?

En muchos aspectos, sobre todo los relacionados con la ciencia y la tecnología, el futuro se nos muestra apasionante. Los inventos y los avances van a influir en nuestro modo de ver la vida y de actuar, y esto incluye a nuestra manera de comprar.

Se puede decir que ya estamos viviendo una época de cambio en nuestras relaciones con las marcas y en el modo en que consumimos, muy diferente a como lo hacían nuestros padres y abuelos tan solo un par de décadas atrás. Pero, ¿va a continuar esta progresión? ¿Cómo van a ser nuestras compras en los próximos años?

Las nuevas tecnologías, clave para el futuro del retail

Los avances y descubrimientos tecnológicos están influyendo en el desarrollo del marketing y del retail. La realidad aumentada, la inteligencia artificial y el desarrollo de dispositivos y aplicaciones que están en continua presencia en nuestro día a día van a suponer un antes y un después. De hecho, ya lo están suponiendo, porque han llegado para quedarse.

Para entender esto mejor, vamos a profundizar en los aspectos en los que más influencia pueden tener:

· La interacción con el comprador

Este punto es de vital importancia, ya que también ayuda a mejorar la experiencia de compra del cliente. Hablamos de elementos como sensores o beacons, que detectarán a cada cliente en particular y permitirán la propuesta y presentación personalizada de productos, ofertas, promociones, etc.

Un ejemplo de lo que ya se está poniendo en marcha en muchas tiendas son los product advisors, o recomendadores interactivos, que analizan y comparan productos, y también realizan recomendaciones adicionales para potenciar las ventas cruzadas.

Pero éstas no son las únicas innovaciones en este sentido. También se están empezando a introducir aplicaciones de reconocimiento de voz, biometría facial o espejos interactivos en los probadores, con los que los consumidores no solo recibirán asistencia y recomendaciones, sino que también podrán comunicarse directamente con el personal de la tienda para una atención más directa y eficiente.

· Los sistemas de pago

Además de todos los sistemas de pago a través de dispositivos móviles y aplicaciones bancarias que ya están en plena vigencia en multitud de países y comercios, la tendencia va hacia un método de pago automático, en el que el cliente adquiere sus productos y se los lleva pagando sin pasar por caja.

Esto será posible, de nuevo, gracias a las tecnologías de biometría facial, a través de las cuales las tiendas contarán con una ficha de cada cliente y los reconocerán automáticamente cuando salga del establecimiento.

· La optimización de espacios en tienda y la automatización

Dado que el espacio físico en las tiendas es limitado, el diseño del mobiliario y la introducción de elementos tecnológicos que favorezcan su eficiencia y versatilidad es algo en lo que se está trabajando desde hace tiempo. Un ejemplo actual de la aplicación de la tecnología en este sentido son los displays holográficos, que permiten mostrar los productos que no se tienen en tienda físicamente, especialmente aquellos que puedan resultar demasiado voluminosos o que requieran de una fabricación a medida.

Pero no tardaremos en ver también mobiliario inteligente, que identifique los espacios vacíos o la falta de producto para que se reponga rápidamente desde almacén. Estos espacios llevan tiempo utilizando robots para el transporte interno de mercancías, y tampoco es descartable que, en un futuro cercano, este tipo de tecnología se traslade al lado del consumidor, con carritos inteligentes que no solo sirvan para interactuar y comunicar con el comprador mediante pequeñas pantallas, sino que también vayan siguiéndolos por las distintas secciones de las superficies y hasta el momento de la salida de los establecimientos

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba