¿Se pueden hacer las compras divertidas? Cómo dar incluso a los compradores una experiencia inolvidable.

Como propietario de un negocio, en este caso, dueño de una tienda de ropa, has sido testigo de lo que ocurre fuera de los vestuarios, de tener a alguien esperando, mientras que su persona querida elige entre unos 43 elementos para quedarse finalmente con tan solo uno de ellos. ¿Lo has sentido?

La sensación es común, y muchos vendedores dan testimonio de ello, incluso si tú no has sido testigo de ello en tu propia tienda o incluso puede que te haya tocado a ti sentir esa sensación como cliente. Es entonces cuando el teléfono del cliente es el único refugio en el mundo y lo único que pueden pensar es a donde irán a almorzar.

Un día de compras. Ah, que gloriosos esos días. Seamos honestos, no es el día que todos esperan. Estaríamos mintiendo si dijéramos que ir de compras está siempre en la parte superior de nuestra lista de tareas deseables, pero ¿y si, como minoristas, pudiéramos transformarlo en una experiencia genuinamente satisfactoria, más allá de la breve y frecuente satisfacción inmediata de hacer una compra?

¿Qué pasaría si pudiéramos hacerlo más productivo?

Ahí es nada…

Golosinas

Un cliente potencial está comprando pero tú deseas algo dulce. Un donuts. Un trocito de chocolate para picar. Una galleta. Suena dulce, ¿no? Pero claro, también están en una tienda de ropa. O en una tienda de tecnología. O incluso en una tienda de alimentos. Ahora quieren una bebida. ¿A dónde van?

Necesitan comprar algo (en la tienda de alimentos), entonces tal vez se lo coman vergonzosamente, como si no pudieran esperar a llegar a casa, o, alternativamente, dejar el lugar en el que están en busca de golosinas. Buena suerte entonces con convencerles de que compren algo ahora.

Tiene que haber una solución.

Por ejemplo, más y más peluqueros en Gran Bretaña han comenzado a ofrecer a los clientes un refresco mientras esperan, ya sea agua, café o incluso una cerveza. «Lo que les dé un plus», se podría pensar, mientras leen las revistas tranquilamente.

¿Podría ocurrir lo mismo en tiendas de ropa donde la gente debe esperar para probar su nuevo equipo? ¿Qué pasa en una tienda de tecnología cuando algunos de los productos están siendo mostrados?

Ok, hay algunos detalles para ser planchados, pero usted consigue la imagen.

Tal vez la comida y la bebida podría ofrecerse a los clientes como una recompensa por la lealtad, o incluso simplemente porque ellos son agradables. ¡Pret lo hizo!

Es poco convencional y sorprendente, pero ¿a quién no le gusta una agradable sorpresa mientras está de compras?

Tecnología…

¿Son frías las tablets?

Realmente, hace 10 años no teníamos. O las teníamos, pero nadie las quería. Ahora están en todas partes. Acabo de encontrar una detrás de mi sofá, de hecho. Oh, mira hay otra en la papelera. Todo el mundo tiene una.

Así que, ¿podrían los vendedores comenzar a empezar a utilizar su potencial?

Sí, y sería muy positivo que lo hicieran. Aunque es cierto que en tecnología este no es el gadget más moderno, por eso, nosotros hemos llevado las cosas un paso más allá.

En HMY hemos estado trabajando con ‘Futbol Emotion’ para crear un lector de código digital que ayudará a los clientes a decidir sobre su compra.

Con un simple gesto, podemos llevar el producto al lector con una pantalla táctil conectada donde el cliente puede ver todo el stock de productos, así como características técnicas y otra información relevante.

Fácil, ¿verdad?

Compras personales

Ok, pero escúchanos.

Por supuesto, el coste de la contratación de compradores personales y si añadimos el espacio necesario para que este sistema funcione es difícil, pero piensa en el servicio.

Lo único que preocupa a algunos vendedores en este momento es la transformación digital. Es decir, las tiendas online que sustituyen a las tiendas físicas.

Pero como precisamente es algo vital, es necesario. El Wall Street Journal informó de que algunas tiendas ofrecen sesiones de compras privadas para los clientes. El resultado es algo que Internet no puede proporcionar de una manera verdaderamente significativa: el servicio al cliente.

Siguiendo con el mismo ejemplo de ‘Football Emotion’, gracias a este nuevo concepto de herramienta de comparación, es posible cambiar la forma en la que trabaja el personal shopper. Este lector puede funcionar como un personal interactivo en el que el propio comprador puede informarse de todas las características técnicas del producto. Además, puede servir como ayuda a los trabajadores cuando se trata de vender.

Además de todas estas innovaciones, la gente compra por razones sociales, también. Les da la posibilidad de conectar con otras personas, por esto es necesario que tu empresa genere aquí un impacto significativo en los clientes que aterricen en ella.

Próximos pasos

Naturalmente, estos cambios son bastante significativos y para algunos vendedores sería difícil logísticamente. Sin embargo, para aquellos que quieren diferenciarse por encima del resto, la aplicación de algunas de estas ideas podría ser el antídoto toda esta problemática

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba