Ofrece a tus clientes un café si llueve en el exterior y que disfruten de una calurosa (o fría) experiencia.

La experiencia del cliente en un ambiente físico también reside en esas cosas que no podemos ver. La iluminación o el tacto del suelo son elementos a los que se le presta poca atención, al menos eso cree el módulo racional de nuestro cerebro. Sin embargo el sistema subconsciente y emocional está continuamente analizando si esos estímulos son placenteros o frustrantes. Por eso nuestros clientes no necesitan pensar si están a gusto en nuestras tiendas. Simplemente lo saben.

Así que pongámonos a trabajar en ello. Tú, como retailer, encontrarás aquí soluciones innovadoras para conseguir que esto no sea un problema, sino todo lo contrario.

Por eso, ¿cuáles son los grados ideales para tus clientes?

La temperatura es un elemento clave de la experiencia. Tan clave que puede cambiar la percepción de los clientes sobre un producto. Es una cosa tan básica que hasta cuesta pararse a pensar en ella. Ya no hablemos si estás en mitad de una compra y tienes mil cosas rondando por tu cabeza.

Ahora pensemos en tu negocio, ¿cuántas veces te has parado a pensar en cuál debe ser la temperatura de tu tienda?

¿Una? ¿Ninguna?

Precisamente por eso, algo tan básico es tan importante. Es algo que debe ir acorde a todo el proceso de compra de tus  clientes. Si no, imagina realizar una compra con frío. Probablemente, lo primero que hagan tus clientes sea refugiarse en la tienda de tu competencia. O con demasiado calor, es posible que más de uno te sugiera que te dedicaras a poner un pequeño puesto de venta de bebidas refrescantes.

La temperatura perfecta para cada lugar

Pero, claro, no todo vale. Y no todo se puede aplicar al mismo tipo de negocio retail. Hay que tener en cuenta qué tipo de producto estás vendiendo.

Sí, con la temperatura también se vende.

Sabemos que puede que estés pensando que la temperatura no es tan importante. Pero piensa: Imagina una zona de supermercado en la que se vendan productos congelados. ¿Te la imaginas caliente? Es probable que tus clientes piensen que tus productos estén en mal estado.

Y ahora el caso contrario:

Imagina una panadería. Lo ideal sería que el cliente en el momento en el que pasa por la puerta pueda sentir el calor que desprenden sus hornos donde hacen el pan, al igual que el olor (pero esto ya es otra cosa).

Como ves, la temperatura debe variar con el producto que estemos vendiendo, incluso puede que si vendes diferentes productos necesites adecuar las temperaturas de las zonas a ellos. Así conseguiremos que la experiencia al cliente sea muy positiva. Además, la percepción de los clientes sobre tu producto cambiará de forma muy notable.

La innovación en la temperatura

En HMY tenemos mucho que decir sobre este tema. Hemos desarrollado diferentes sistemas para que la empresa que lo incorpore pueda conseguir una experiencia única en los clientes.

Imagina un Sensor IoT que detecta la temperatura que hay en el exterior o que se conecta con una plataforma de pronóstico del tiempo.

Hasta aquí todo normal, ¿verdad?

Bien, pues ahora supón que este sensor de temperatura mide la temperatura exterior y, dependiendo de esta, adapta la cartelería del interior de la tienda para mostrar unos determinados contenidos con productos adaptados a estas necesidades.

Llevémoslo a la práctica.

Pongamos que en el exterior de tu negocio está lloviendo a mares. Lo primero que puede pensar tu cliente es en tomar un café bien caliente para poder entrar en calor. Pues este sistema, recogiendo la información necesaria del tiempo, comenzará a mostrar cartelería digital acorde a ese tiempo, en nuestro caso: café.

Lo mismo sucederá al contrario, si hace mucho calor en el exterior, los carteles podrán mostrar en su interior refrescos para satisfacer las necesidades de sus clientes.

Como ves, esto nos hará conseguir dos objetivos, la primera y más importante dar a nuestros clientes lo que justo necesitan en ese momento y, como es lógico, aumentar nuestras ventas.

Esperamos haberte convencido de que la temperatura es un factor muy importante. Y que, a pesar de pertenecer a todas esas cosas que se no se ven, están ahí esperando a que tu negocio las implemente.

Y tú, ¿a qué esperas para conseguir que la temperatura de tu negocio sea la adecuada?

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba