Por qué los concesionarios brillan o las cafeterías tienen un tacto a madera: las sensaciones de los clientes en nuestro negocio

Los colores existen desde siempre. Vale que no es algo novedoso. Estamos de acuerdo en eso. Ahora bien, por simple asociación histórica, todos los colores siempre han llevado a quien los observa a diferentes sensaciones.

No nos dice lo mismo un color rojo, que puede indicar pasión o en un sentido más práctico dentro de nuestro sector, el retail, puede indicar promociones y ofertas en nuestros productos. O pongamos el verde, que indica saludabilidad, paz, tranquilidad, naturaleza.

A propósito de estos dos colores, puedes observar el reposicionamiento de imagen que realizó McDonald’s en algunos países como España, Gran Bretaña o Francia. En el pasado McDonald’s, como sabrás, utilizaba en su imagen el color rojo como bandera.

No se sabe exactamente el porqué de esta elección, aunque todo apunta a que lo que buscaba representar es audacia, coraje, pasión, energía y urgencia. Sobre todo estas dos últimas. Uno de los estandartes de la compañía ha sido siempre la rapidez en la producción de comida, de ahí que este tipo de negocios reciban el nombre de fastfood.

Pero, no nos quedemos con los detalles.

¿Por qué McDonald’s cambió su color?

Principalmente: Por la percepción que sus clientes tienen de la marca. La comida rápida desde siempre se ha relacionado con una idea poco saludable de la misma. Sin embargo, el color verde mejora esta percepción. Al fin y al cabo, el color verde, además de relacionarse con comida más sana, siempre ha generado más paz, menos urgencia y estilos de vida más sanos.

Brilla, brilla…

Ahora dejemos de lado los colores, sobre esto hay mucho escrito. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué en los concesionarios todo brilla y las nuevas panaderías o incluso cafeterías están completamente revestidas de madera?

Como puedes intuir no es fruto del azar.

Pongámonos en situación.

Para cualquier cliente, bien sea de un nivel económico alto o bajo, la compra de un vehículo es una compra importante por un detalle importante: el precio.

Por tanto, tú, como empresario, ¿cómo quieres hacerle sentir?

Obviamente quieres introducir a tu cliente en un ambiente lujoso, en el que sepa que aquello que va a comprar merece cada euro, dólar o libra que se va a gastar en él.

Y, al tratarse de cifras tan grandes qué menos que recibirle en un ambiente en el que todo lo que hay alrededor es nuevo, moderno y elegante.

Pero, ¿cómo se expresa eso de forma más natural?

Muy fácil: con grandes ventanales que dejen pasar la luz y se reflejen en nuestro producto, las mesas, las columnas, en todo. Es decir, que todo brille de forma natural.

Lo tradicional también vende

Ahora vamos a ver qué ocurre con las panaderías o los nuevos conceptos de cafetería.

Desde nuestra perspectiva de empresarios, fijemos nuestra atención en las sensaciones de nuestros clientes.

El pan y el café son alimento que se lleva produciendo desde hace siglos. Ahora ponte en la piel de tu cliente.

¿Qué busca en tu negocio?

Busca huir de lo industrial, volver a sentir ese olor a recién hecho, coger tu producto y que esté recién horneado.

¿Cómo puedes crear ese entorno?

Reviste tu negocio de madera, piedra… elementos que existen desde siempre y que pueden transportar a tu cliente a ese pasado no tan lejano en el que el pan era realizado de forma artesanal y el café era realizado justo antes de servirlo.

Porque, ¿a quién no le gustan las cosas realizadas con cuidado y mimo?

Es un valor añadido que puedes aprovechar para generar esa sensación tan tradicional que todos buscamos. Por tanto, no solo el producto que tengas es el que va a hacer que tus clientes compren, sino que todo el entorno que exista a su alrededor influye sobre la percepción y la imagen de marca que quieres mostrar a tu público.

Bien sea a través de los colores o bien a través de los materiales o sensaciones que evoque tu negocio.

Todo encaja ahora, ¿verdad?

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba