Con la evolución de la tecnología ¿Cómo serán las zonas de pago este 2018?

Las innovaciones tecnológicas mejoran nuestras vidas día a día. Y en los procesos de compra, esto es algo que se percibe. Las novedades nos permiten diseñar una experiencia mucho más eficiente y satisfactoria, no solo en lo que se refiere a métodos de pago, sino también al mejor aprovechamiento de los espacios y a todo lo que en ellos se puede ofrecer.

Muchas de estas innovaciones se han ido probando en los últimos tiempos, pero 2018 puede ser un año clave. Si quieres saber un poco más sobre cómo va a ser el check out que está por venir, aquí te dejamos algunas innovaciones importantes en el proceso de check out para ofrecer una experiencia de compra mucho mejor a todos tus clientes.

Poner foco en el espacio de pago

Más allá de los métodos de pago, se está comenzando a vivir una evolución (y una revolución) en la experiencia que el cosumidor vive durante el proceso de pago. Y es que, en muchos establecimientos, las cajas y puntos de pago están cambiando, con el foco puesto en facilitar el proceso de compra y mejorar la experiencia de los usuarios.

Ante la competencia de las compras online, que muchas veces parecen resultar más cómodas para el cliente, los establecimientos físicos tienen que hacer valer sus puntos fuertes y, al mismo tiempo, reducir las supuestas desventajas.

Flexibilizar los espacios de pago para que puedan adaptarse a las necesidades de la tienda en cada momento

Uno de los primeros avances es el de la venta automatizada, un sistema de cobro que proporciona una experiencia mucho más avanzada a los clientes, ya que permite un ahorro de tiempo y espera en las colas. Sin embargo las soluciones de automatización en el cobro, suelen requerirse de forma flexible, de forma que en un mismo espacio comercial convivan el pago automatizado y tradicional para poder adaptarse a las necesidades de la tienda y los consumidores.

En este sentido, HMY siempre está a la vanguardia y, por eso, ha diseñado un nuevo tipo de cajas, en colaboración con INFOMIL, que se adapta a las nuevas tendencias y a las necesidades de los clientes en cada momento.

Este nuevo tipo de cajas recibe el nombre de Beetwo y su peculiaridad principal es que son unas cajas versátiles. Esto quiere decir que funcionan como puntos de pago tradicionales, en los que el cajero cobra al cliente, pero también pueden convertirse y funcionar como cajas de cobro automáticas, en las que el propio cliente es quien pasa los productos y realiza el pago. Además, esta conversión se realiza de un modo muy rápido, por lo que se puede realizar en los momentos puntuales de mayor afluencia.

Su nombre rinde homenaje a las abejas (bee, en inglés) y al funcionamiento como dos cajas distintas (two), y se prevé que vaya a ser una tendencia muy influyente en los próximos tiempos, sobre todo en las grandes superficies, ya que permite un máximo aprovechamiento de los recursos en todos los sentidos, tanto para la empresa como para los usuarios.

Los pioneros en probar los nuevos tipos de check out están siendo las grandes superficies. Carrefour es una de las empresas que está optando por cajas de pago multiformato en sus hipermercados, para ofrecer una experiencia de compra más cómoda y adaptarse a las necesidades actuales de los clientes.

Espacios comerciales automatizados

Alcampo está probando nuevas formas de check out, con propuestas muy interesantes, sobre todo en China. Allí, están implantando el concepto de mini supermercados automáticos, que consisten en espacios de 18 metros cuadrados en los que el cliente se identifica y hace la compra a través de la aplicación WeChat. Además de esto, en uno de sus supermercados tradicionales, ha optado por ofrecer un sistema de pago en el que no hay nadie cobrando.

Algo similar es lo que está proponiendo Amazon en su establecimiento de Amazon Go en Seattle, donde los clientes nada más que tienen que coger aquello que desean y marcharse por la puerta. Un sistema de detección y sensores virtuales es el encargado de calcular la cuenta y realizar el cobro cuando se abandona el local.

Términos un poco distintos, pero que también suponen un cambio en el concepto de pago, la cadena Ahold Delhaize ha implementado un sistema de pago sin efectivo en uno de sus establecimientos en los Países Bajos. Este sistema, que se llama ‘Tap to go’, se realiza a través de una aplicación y una tarjeta electrónica vinculada a la cuenta bancaria del consumidor. Con esto, no solo se ahorra en tiempo a la hora de realizar el pago en caja, sino que también se consigue un mayor aprovechamiento en los espacios útiles de la tienda.

La preocupación por la seguridad en el pago

Más allá de éstas, también hay otras grandes empresas que apuestan por la innovación y aprovechan las nuevas tecnologías para mejorar sus puntos de check out. En este sentido, llama la atención la propuesta de KFC, que está comenzando a implantar el pago a través de reconocimiento facial en sus locales en China. El uso de esta tecnología es algo que puede llamar la atención a priori, pero se muestra bastante seguro gracias a la doble verificación de su sistema y también es utilizado en algunos cajeros automáticos para sacar dinero.

En conclusión, la preocupación por ofrecer experiencias diferenciales ya no dejan de lado el proceso de pago, en su lugar, la mayoría de las innovaciones en el checkout buscan que el consumidor pueda disfrutar de una experiencia más eficaz y satisfactoria, no solo durante el pago, sino en el proceso completo de compra.

HMY: innovation in retail