El supermercado del futuro: La convergencia digital y física de los comercios minoristas

Aunque hay pocas dudas de que los comercios minoristas están enfrentándose una batalla cuesta arriba para que los clientes sigan traspasando sus puertas debido a la incertidumbre política y económica, los consumidores siempre van a querer artículos esenciales para el día a día sin los que no pueden vivir – aspecto en el que los supermercados demuestran su peso en el sector.

Por supuesto, los supermercados evolucionan constantemente – ¿se imagina cómo será un viaje a un supermercado dentro de 20 años, o incluso solo 10 años? El consenso general es que los supermercados seguirán estando presentes, pero no tal y como los conocemos ahora. Gabriele Tubertini, Directora de Sistemas de Coop Italia – el mayor comercio minorista de Italia – afirmó: “Los supermercados seguirán existiendo físicamente en 2050, pero se transformarán en lugares donde la gente no solo compra, sino que se reúne con otras personas y encuentra información pertinente sobre los productos de alta calidad que buscan.”

Por lo tanto, ¿cómo se están adaptando los minoristas a los cambios en los comportamientos y las preferencias de los clientes?, ¿cuáles son las tendencias emergentes clave de la industria y qué podrá encontrar en el supermercado del futuro?

Pago sin complicaciones

Superando las tecnologías de pago automático y pago mediante escaneo, es posible que pronto aparezcan sensores que monitoricen sus compras en su tienda favorita. Una aplicación para smartphone hará un seguimiento de sus compras e incluso le avisará si se olvida de algo. No habrá necesidad de hacer cola o pagar físicamente al cajero – cuando salga por una barrera, el pago se cargará en su cuenta automáticamente.

Acceso a información

Los minoristas se esfuerzan continuamente por mejorar la información que proporcionan a los compradores. En concreto, las etiquetas de los alimentos suelen ser el centro de atención por ser imprecisas y engañosas – así pues, ¿qué pasaría si tuviera acceso a información fiable en la palma de la mano? Las pantallas inteligentes tienen la capacidad de proporcionar datos nutricionales, promocionar artículos complementarios e interactuar con los clientes cuando están en ‘modo de compra’, incluso aunque solo hayan ido a por leche.

Opciones interactivas

El inmenso volumen de marcas y productos disponibles en un supermercado puede ser como mínimo abrumador. Los comercios de descuento están liderando la simplificación de las opciones en los pasillos, algo que no solo permite unos precios más bajos y mejorar la disponibilidad de productos, sino que también consigue que el itinerario del cliente sea mucho menos complejo. ¿Qué pasaría si las distintas variedades de líneas de productos sencillamente se mantuvieron fuera de la vista de los clientes hasta que ellos quisieran, en lugar de colocar juntas todas las variaciones de productos? Por ejemplo, tres de las marcas más populares de pasta de dientes pueden estar en el estante, pero una base de datos interactiva de productos tendría la gama completa para que elija. Con solo tocar un botón, le entregarán su artículo preferido antes de abandonar la tienda.

El futuro ya está aquí

Coop Italia inició la introducción de la convergencia digital y física con su ‘Supermercado del futuro’, que abrió oficialmente en Milán a finales de 2016. Se creó un concepto de tienda que proporciona una experiencia de compra en supermercado ‘participativa e inmersiva’ y que incluye mesas de exposición de alimentos interactivas, estanterías inteligentes e hiper-personalización – así que la revolución ya está en su apogeo y avanzando por toda Europa.

Amazon también ha revelado recientemente su idea de un supermercado futurista, considerado una versión de un 7-Eleven de alta tecnología que añade más comodidad a la compra en tiendas de conveniencia. Amazon Go, la primera tienda física de la compañía, permite que los clientes elijan los artículos y sencillamente salgan de la tienda – sin pararse ni efectuar pagos. La tecnología utiliza una combinación de una aplicación para smartphone, un torniquete de entrada de alta tecnología, cámaras inteligentes y sensores en las estanterías para cobrar a los clientes automáticamente por los artículos que se llevan de la tienda mediante un sistema de pago móvil.

Gigantes de la venta minorista como Amazon han estado considerando el concepto de supermercado basado en inteligencia artificial a lo largo de buena parte de la pasada década y, al convertirse la idea en una realidad, los conceptos tradicionales repentinamente parecen arcaicos. Como los líderes tecnológicos siguen concienciando sobre el posible futuro de la venta minorista, el supermercado tradicional tendrá que adaptarse, inspirarse en los pioneros y aprovecharse de las numerosas oportunidades que presenta la convergencia digital.

HMY: innovation in retail