Compras sostenibles

Los productos bio están en auge y se espera que la tendencia se acentúe. Los consumidores aspiran a un consumo más sostenible y buscan productos buenos para su salud, respetuosos con el medio ambiente y justos con el productor. Prueba de ello, en la última década, el consumo de productos bio se ha más que duplicado en Europa y según el Baromètre consommation Agence Bio / CSA Research publicado en enero de 2018, las ventas de alimentos bio se van a triplicar en los próximos años.

Uno de los países donde esta tendencia es más clara es Francia. Así, tres de cada cuatro franceses aseguran que consumen un producto orgánico al menos una vez al mes. No solo compran productos bio, sino que también cambian sus hábitos, luchando contra el desperdicio de alimentos o priorizando productos a granel, locales y de temporada.

Adaptándonos a un consumidor eco-responsable

Esta evolución de comportamientos por parte de los consumidores implica una necesaria adaptación de las marcas y retailers, sobre todo si tenemos en cuenta que aproximadamente la mitad de las ventas de productos bio se realizan en supermercados.

Actores del sector ya han tomado medidas en este sentido y aprovechan este auge. Tiendas especializadas en productos bio se desarrollan, añadiendo estándares ambientales y de proximidad a los códigos de las grandes cadenas de supermercados. Estas últimas, han lanzado la ofensiva de varias maneras, asociándose o adquiriendo especialistas o mediante el desarrollo de sus propias marcas (Casino y Naturalia, Carrefour y Carrefour bio).

Hacia un modelo de tienda y de compra más sostenible

El aumento del área dedicada a los productos bio en las tiendas implica cambios en términos de diseño y concepto de tienda. En este contexto HMY, que comparte la misma preocupación de sostenibilidad que las marcas y retailers, trabaja para ofrecer soluciones apropiadas, apostando por la eco-concepción y utilizando materiales reciclables y reutilizables como el metal y la madera.