Cartelería digital, la (no tan nueva) forma de relación con el cliente de Retail

Puntos resumen:

  • Qué es la cartelería digital y qué necesitas para implantarla con éxito, asegurando que maximizas su ROI.
  • Cómo perfilar una estrategia de cartelería digital para tus puntos de venta y evitar pantallas apagadas, cargas de trabajo adicionales para el personal de tienda o mala inversión.

La cartelería digital es un sistema de contenidos, tecnología e integración en el punto de venta que nos permite relacionarnos con los consumidores. Una definición que incluye los tres elementos que debemos tener en cuenta para que nuestra inversión sea efectiva y tenga un retorno positivo.

Como comentábamos en nuestro artículo sobre la evolución de la comunicación visual hacia la cartelería digital o digital signage, en los proyectos de integración de estrategias de comunicación visual en punto de venta, deberemos tener en cuenta las siguientes claves:

  1. El objetivo final es construir una relación con el cliente, no crearle estados de confusión por exceso de promoción o información. 
  2. Las pantallas que instalemos en nuestras tiendas solo atraerán al consumidor si suman a su experiencia en el punto de venta.
  3. Colgar pantallas LED o LCD no es un ejercicio de modernización del punto de venta. Sin una estrategia profesional detrás que establezca objetivos de negocio y de experiencia para el cliente, el ROI de nuestra cartelería digital será solo cartelería. 

 

¿Qué es necesario para implantar la cartelería digital en mis puntos de venta?

 

La cartelería digital o digital signage es uno de los aspectos más consolidados de la transformación digital del retail, pero integrarla en nuestros puntos de venta requiere:

1. Estrategia y contenidos

  • Entender cómo unir la experiencia de cliente en tienda y los objetivos de negocio. 
  • “Dibujar” el mapa de tráfico del espacio de venta, los puntos de calor, los espacios de mayor tiempo de estancia… en qué momentos una pantalla suma y en qué momentos podríamos incluso convertirla en un gran actor de la estrategia general del negocio.
  • Tener capacidad para proveer de contenidos de valor a nuestro sistema. 

Obviamente, una pantalla en el escaparate sirve para atraer a los clientes al interior pero, ¿y una vez está en el interior de la tienda? Como decíamos, “hacer que parezca más moderna” es correcto, pero básico; especialmente cuando la cartelería digital está podría no solo “modernizar” nuestro entorno, sino convertirse en medio de comunicación de control directo y remoto.

2. Plataforma de gestión de contenidos

Una pantalla con entrada USB no puede ser considerado cartelería digital. En la mayoría de casos en los que el retailer cree que un USB con 2 o 3 vídeos es “suficiente”, esas pantallas terminan apagadas, volviéndose cuadros negros en medio de la tienda y un coste no rentabilizado.

Es prioritario dotar de “autonomía” al sistema. Integrar una plataforma de gestión de contenidos que permita cargar y programar vídeos, imágenes, promociones dinámicas… a distancia y en un par de clicks,evitando la dependencia del personal de tienda, cuyas funciones prioritarias no están en recordar “encender y conectar USBs”.

Si además el negocio tiene más de un punto de venta o múltiples pantallas, es necesario tener un control centralizado sobre una misma plataforma web, desde donde gestionar ofertas y mensajes en función de secciones y centros.

3. Ahora sí, hablemos de pantallas

Es poco probable que las pantallas compradas en una tienda de electrónica para particulares estén encendidas todo el día sin fallar en unos meses, fundamentalmente porque no cualquier pantalla está preparada para este tipo de uso. 

En un entorno profesional de cartelería digital existe una gama de pantallas y tecnologías que, si bien su coste de entrada es más alto, su amortización en el tiempo es mayor ya que no se averían con el uso diario. 

 

Cómo elegir un cartel digital, tecnología y cartelería digital

 

Las variables más comunes que debemos tener en cuenta son:

  • LED o LCD

Las dos tecnologías más asentadas. Si es necesario más brillo o cartelería de gran formato, la primera opción es la más habitual. 

LCD proporciona una mayor definición y realismo a menor coste y distancia.

  • Brillo y reflejos

Independientemente de si es LED o LCD, el segundo aspecto por el que se diferencian las pantallas profesionales, además de la  tecnología en sí del panel, es que ofrecen MUCHO más brillo que las particulares. Esto es necesario tenerlo en cuenta, no solo para su uso en exteriores, sino porque a mayor brillo de la pantalla y mejor respuesta a reflejos (de la iluminación interior, por ejemplo), más fácil será ver el contenido.

  • ¿Táctil?

Obviamente dependerá del contenido disponible, pero sí, si queremos que el usuario interactúe con el punto de venta, existen las pantallas táctiles. Con duraciones garantizadas e integraciones facilitadas.

  • Tiempo de uso continuado

Las pantallas “comerciales” o profesionales, deben garantizar, como mínimo, 12 horas de uso continuado sin riesgo de avería. 24 horas continuadas es también un estándar.

  • Bajo consumo

Con la sostenibilidad del punto de venta y el retail, y la eficiencia energética por bandera, cada vez hay más opciones de pantallas comerciales que ofrecen consumos por debajo incluso de las de uso particular.

Uno de los mejores casos de éxito de integración de cartelería digital que HMY ha tenido la oportunidad de desarrollar es el de Clapés Ibiza, y en este enlace podrás conocerlo al detalle.

¿La cartelería digital puede ser una opción para aumentar los ingresos en tus puntos de venta? 

¡Seguro que podemos ayudarte! Link contacto.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Quieres conocer más?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ir arriba